Este hermoso viaje de construcción de memoria histórica inicia en el año 2018. Este capítulo representa las historias de muchos colombianos que viven o han vivido en zonas mineras, donde el mayor miedo de sus pobladores es un accidente en alguno de los socavones que pueda conducir a la pérdida de un ser querido. Además, da cuenta de aquellas historias familiares y comunitarias que se tejen alrededor de una dinámica donde la violencia intrafamiliar, la prostitución, las redes de microtráfico y la presencia de bandas armadas generan enormes riesgos para las niñas, niños, adolescentes y jóvenes. A pesar de estas problemáticas, las familias han demostrado una gran capacidad para solucionar conflictos, perdonarse a sí mismas y a quienes están a su alrededor, de manera que puedan continuar construyendo cimientos sólidos para una vida armónica en familia y en comunidad.